Pelo afro: el lavado

La semana pasada te empecé a hablar sobre el hair regimen. Si recuerdas, te comenté las diferentes partes de las que consta un programa de cuidados del cabello afro: limpieza, acondicionamiento, hidratación, peinado y protección.

Hoy quiero hablarte más en profundidad del proceso de lavado para que tengas en cuenta unas cuantas premisas a la hora de lavar tu cabello sin que, al final, acabes con tu melena enmarañada, llena de nudos y sin saber qué hacer. Vamos allá.

Lo primero que debes saber, y que quizás te sorprenda, es que se evitan muchos más nudos y enredos si se lava el cabello por secciones que si se lava todo de una sola vez. Si separas tu cabello en secciones (entre cuatro y ocho), y lo desenredas primero con los dedos, verás que, después, hay muchos menos enredos en tu melena. Reparte tu melena en secciones; si tu cabello es lo suficientemente largo, haz trenzas o twists en cada sección. Deshaz una trenza, aplica el champú -hazlo con moderación; saturar el cabello con champú no es recomendable- , acláralo con cabello abundante y vuelve a hacer la trenza.

Lava tu cabello una vez por semana; el lavado diario no es aconsejable, ya que, si lavas tu cabello cada día, lo único que conseguirás es que tu cabello y tu cuero cabelludo se resequen todavía más, porque eliminarás los aceites naturales que el cuero cabelludo produce. Eso producirá más fragilidad y, por lo tanto, más rotura. En caso de que tengas la necesidad de lavar tu cabello con más frecuencia, puedes lavar tu cabello con acondicionador, es lo que se conoce como co-wash.

Conviértete en una experta en leer las etiquetas de los productos que usas para tu cabello: intenta evitar los productos que contienen alcoholes y otros productos que resecan el cabello. El cabello afro ya es seco por sí mismo; usar champús que contengan alcoholes resecará todavía más tu cuero cabelludo. Otra opción, que yo misma estoy contemplando actualmente, es desechar los champús envasado y cambiar a métodos de limpieza del cabello más naturales (hablaremos de ello en otra ocasión).

Moja el cabello en profundidad para lavarlo, y masajea tu cuero cabelludo con las yemas de los dedos, nunca con las uñas, porque dañarías tu cuero cabelludo. Aclárate con agua templada y elimina el exceso de agua escurriendo tu cabello. Recuerda: el champú es para el cuero cabelludo, por lo tanto no es necesario que embadurnes tu melena con champú.

Después, aplica el acondicionador. Ten en cuenta que el acondicionador se aplica medios a puntas; concentra la aplicación del producto en las puntas, ya que es la parte del cabello que tiende a resecarse más.  Si quieres, puedes aprovechar ese momento para peinar tu cabello con un peine de púas anchas; te ayudará a distribuir mejor el producto. Recuerda que es mejor peinar el cabello desde las puntas e ir subiendo despacio hacia la raíz; así reducirás la rotura.

Si te ves con ánimo, termina el lavado aclarándolo con agua fría durante treinta segundos. El agua fría favorece el sellado de las cutículas y la retención del agua (que es, sin duda, el mejor hidratante para tu cabello), y le proporcionará más brillo y suavidad.

En el próximo post, hablaremos del siguiente paso:

 

Llegaron buscando:

como hacer el co-wash en pelo afro

Árticulos (probablemente) relacionados:

Trackbacks

  1. [...] la primera entrega  estuvimos hablando de la limpieza; la segunda entrega trató sobre la hidratación del cabello, y ya habíamos empezado a hablar de [...]

join the conversation

*