Hidratando el cabello afro

Ésta es la tercera entrega sobre los cuidados que comprende un programa de cuidados del cabello afro, o hair regimen. La semana pasada hablamos de la limpieza del cabello afro, y te expliqué cómo lavar el cabello, así que hoy vamos a hablar del acondicionamiento (o deep conditioning) y de la humectación, que eran los dos pasos siguientes después del lavado, pero que voy a englobar en uno solo.  Cuando hablo de acondicionamiento, me refiero a los tratamientos de hidratación profunda -o deep conditioning-, y cuando hablo de humectación, hablo de la hidratación diaria que se le ha de dar al cabello. Para simplificarlo, en el caso de los tratamientos de hidratación profunda, y para simplificar, hablaremos de mascarillas; y en el caso de la humectación hablaremos, sencillamente hablaremos de hidratación diaria.

La hidratación diaria es vital, pero también es importante aplicar mascarillas que aporten hidratación profunda al cabello para asegurarnos de que éste no se reseca en exceso y siga suave. En el caso de las mascarillas, se trata de que, después de lavar el cabello, apliques una mascarilla hidratante. Las puedes hacer tú misma utilizando productos naturales que tengas en casa (yo soy muy partidaria de esta última opción): los productos más habituales para preparar recetas suelen ser los aceites naturales, la miel, la manteca de karité, entre otros.  Puedes preparar tu mascarilla casera y, después de aplicarla, puedes envolver tu cabello con una toalla o con un gorro de plástico para dar calor al cabello y potenciar los efectos del tratamiento. Las mascarillas de hidratación profunda puedes utilizarlas con tanta frecuencia como creas que tu cabello lo necesita. Yo me hago una mascarilla una vez por semana, el mismo día que lavo mi cabello con champú (el resto de días, si lo tengo que lavar, me hago un co-wash, solo con acondicionador).

Otro tipo de mascarillas que tines que aplicar en tu cabello afro son las mascarillas de proteínas para nutrir tu cabello, fortificarlo y darle brillo. Estas mascarillas se suelen hacer con una frecuencia menor que las mascarillas hidratantes (cada dos semanas, si tu cabello está muy estropeado, o una vez al mes). Su aplicación reducirá la rotura de tu cabello.

Sin embargo tienes que tener en cuenta que necesitas mantener el equilibrio entre hidratación y proteínas a la hora de aplicar las mascarillas en tu cabello. Proporcionar la dosis correcta de proteína que necesita tu cabello lo fortalecerá y ayudará a reforzar su estructura. Pero ten en cuenta que un exceso de proteína secará tu cabello y producirá roturas. Por eso tienes que tener presente que, a pesar de aplicar proteína a tu cabello, debes mantener la hidratación. Por el contrario, si hidratas en exceso tu cabello y no lo nutres con proteínas, se debilitará, y el resultado ya sabes cuál será: rotura, nuevamente.

Las mascarillas de proteínas también las puedes hacer en casa; su ingrediente básico suele ser, principalmente, el huevo. Pero, si no quieres hacerlas tú misma, hay muchas marcas que tienen tratamientos envasados. Mi producto favorito es Hair Mayonnaise, de Organic Root Stimulator.

Hair Mayonnaise, de ORS

Después de hablar de las mascarillas, nos queda hablar de la hidratación diaria, que también es muy importante. Hidrata tu cabello un par de veces al día, por la mañana y por la noche, desde la mitad de tu cabello hasta las puntas; aunque, dependiendo de la situación y la salud de tu cabello, podrás hidratar más o menos veces. En el caso de la hidratación diaria, como en el caso de todos los productos de los que hemos hablado hasta ahora, también puedes optar por comprar un producto hidratante (se comercializan, en las marcas para cabello afro, bajo el nombre de moisturizers) con base de agua, o puedes hacer tu propio moisturizer. Los productos hidratantes a base de agua son ideales para proporcionar la humedad diaria que el cabello afro necesita.

Aún así, piensa que el gran hidratante por excelencia es el agua, por lo tanto, recuerda hidratarte no solo por fuera, sino también por dentro (¡bebe tus dos litros de agua al día!). Y eso es lo que estoy usando yo ahora para humedecer mi cabello: ¡agua! En mi caso, uso agua desionizada (o destilada), ya que el agua de la zona en la que vivo contiene mucha cal, y eso tampoco es bueno para el cabello; pero si el agua de la zona en la que resides es de buena calidad, no dudes en usarla.

El siguiente paso, después de aplicar tu moisturizer diario, es sellar la hidratación. Para ello usa un aceite natural, y aplícalo en el cabello justo después de haber aplicado tu moisturizer. El sellado prolongará la hidratación en tu cabello. Puedes usar diferentes aceites: almendras dulces, argán, jojoba, coco…

Sobre todo, recuerda evitar los productos capilares que contengan alcohol, porque eliminarán la humedad natural de tu cabello. Y evita usar calor en exceso (secador, tenacillas, plancha), porque debilitan tu cabello, así que, si vas a utilizarlos, hazlo con moderación.

Comments

  1. Gracias ppor toda la información 😉

  2. Yo recomendaria Karmin :)

  3. sarahtutor says:

    Personalmente creo que el sistema de 4 pasos de Karmin es el mejor ♥☺

join the conversation

*