Cabello afro: estilos de protección (I)

Seguimos con las diferentes partes del hair regimen para el pelo afro. Si la semana pasada hablábamos de la hidratación, hoy vamos a hablar del peinado.

Cornrows

 

Desde mi punto de vista, si bien el cabello afro es delicado por su textura más porosa y seca, y tendente a romperse con más facilidad que otros tipos de cabellos, desde mi punto de vista, es uno de los tipos de cabello que más versatilidad de estilos ofrece a la hora de peinarlo.

Puedes optar por llevar tu melena afro suelta, o puedes optar por recogerte el cabello. Yo, particularmente, soy muy fan de los estilos de protección y de los estilos de poca manipulación para peinados, ya que evitan la rotura del cabello y, por tanto, ayudan a preservar el crecimiento.

¡OJO! Los estilos de protección NO hacen que crezca tu cabello, pero sí pueden evitar que se abran las puntas o se rompan, y eso, evidentemente, mantendrá tu crecimiento.

Y ¿cómo ayudan los estilos de protección al cabello afro?

  • Como ya te he comentado, estos estilos ayudan a mantener el crecimiento porque protegen las puntas de tu cabello. Al contrario de lo que reza la leyenda urbana que correo por doquier, que mantiene la creencia de que el cabello afro no crece, el cabello afro sí crece. Lo hace a una velocidad algo menor que los cabellos de otras texturas, ¡pero por supuesto que crece! Lo que sí es cierto es que el cabello afro se puede romper a la misma velocidad a la que crece. Por eso estos estilos ayudan a retener el crecimiento: en el momento en el que las puntas están protegidas del roce con la ropa, las almohadas, etc… se evita un alto porcentaje de rotura.
  • También ayudan a preservar el crecimiento porque son estilos de  fácil o bajo mantenimiento. Paradójicamente, cuanto menos “hagas” tu pelo, mejor crecerá. Esto significa que nuestro cabello afro no soporta demasiada manipulación: amontonar el cabello en lo alto de la cabeza para enjabonarlo, aplicarle calor… por lo tanto, cuanto menos lo “toquetees”, mejor crecerá.

Flat twist

  • Este tipo de peinados se suelen llevar por períodos de tiempo de más de una semana. Así no hay que estar peinando constantemente el cabello; las puntas están protegidas, eso ayuda a mantener el crecimiento, y por lo tanto solo tenemos que preocuparnos de hidratarlo diariamente.
  • Ahorran tiempo: como te he dicho en el punto anterior, se trata de peinados que se llevan durante una temporada. Así que el tiempo que llevas tu estilo de protección, no pierdes tiempo por las mañanas intentando peinarte. Simplemente hidratas y sellas tu cabello y ya puedes salir a comerte el mundo.
  • Mantienen la suavidad en el cabello: ésta es la principal razón por la que yo soy tan partidaria de usarlos. Yo noto muchísima diferencia en el cabello si comparo un estilo de protección con llevar el cabello suelto -y seguro que tú también lo has podido constatar, si usas estos peinados-. Cuando deshaces un peinado de protección, el cabello sigue suave, ya que ha podido conservar parte de la humedad que le proporcionan los aceites naturales -tanto los que tú le aplicas como los que produce tu cuero cabelludo-. Esa suavidad y esa elasticidad, una vez más, previenen la rotura del cabello y la sequedad conduciéndote a la preservación del crecimiento del cabello.

Entre estos tipos de peinado puedes encontrar los moños -buns, en inglés-, los bantu knots, las trenzas de dos cabos –twist y flat twist- y las trenzas de tres cabos -braids y cornrows-. Puede parecer que son pocos estilos, pero es increíble la cantidad de juego que dan estos estilos y la gran variedad de peinados maravillosos que se pueden hacer con ellos.

A pesar de todo lo que te acabo de explicar, si tú sientes que esos peinados no van contigo y que prefieres lucir tu melena afro en todo su esplendor, ¡no dudes en hacerlo!

 

 

join the conversation

*